• Vive tu Vida

Cómo adaptarnos a una pandemia que se alarga.



Quién nos iba a decir en marzo de 2020, que por estas fechas íbamos a seguir batallando con este #virus, las #vacunas, posibles #restricciones, y viendo peligrar posibles celebraciones, viajes, #ilusiones, etc.


Durante todo este tiempo de #pandemia, tu cuerpo y tu mente ha tenido que hacer un gran esfuerzo para adaptarse a una nueva manera de vivir. Probablemente, algunos aspectos de la vida han pasado a ser secundarios, la vida tal y como la conocíamos ha desaparecido, algunos planes y/o proyectos se han podido ver truncados o aplazados, sin tener una fecha concreta.


Es normal que te sientas #triste, #perdido, #vulnerable, #frustrado, #asustado o #enfadado. Estamos ante una situación que continuamente está cambiando y nos exige tener que readaptarnos. Por lo que es muy probable que aparezcan cambios en nuestro estado de ánimo.


Te recomendamos algunas ideas que te pueden ayudar:


1. Escucha tus emociones. Presta atención a cómo te encuentras hoy, cómo te sientes, ponles nombre, y déjalas salir. No las escondas, no te engañes, si estás triste, acéptalo, y si necesitas llorar, ¡hazlo! Es muy terapéutico.


2. Ten una visión realista de la situación. No te pongas en lo peor, pero no te expongas a situaciones de riesgo. Sigue los protocolos de seguridad establecidos por las autoridades sanitarias.


3. Acepta las cosas que no puedes controlar.

Acepta lo que no puedes cambiar, aprende a distinguir lo que sí depende de ti y ¡ponte a ello!


Hay muchas cosas de la vida que están fuera de nuestro control, por ejemplo, que aparezcan pandemias. La mejor estrategia es aceptarlo, para llevarlo con paciencia y buscar un sentido.


Pero sí hay muchas cosas que dependen de nosotros. Podemos controlar nuestra manera de enfrentarnos a algo, nuestra actitud y nuestros pensamientos. Por ejemplo: Qué he aprendido de esta nueva situación, para qué me ha servido, o me puede servir.


Pon en marcha pensamientos realistas y positivos que te ayuden a adaptarte a las nuevas situaciones: ¡Yo puedo, sólo tengo que intentarlo!, esto también pasará, ya queda menos, a lo mejor necesito pedir ayuda…


4. Ten paciencia.

No seas demasiado exigente contigo mismo, es normal que por momentos te encuentres desanimado y harto.


El ser humano aprende por ensayo-error, por repetición y habituación, y es un proceso que lleva tiempo.


Te puedes cansar, frustrar y enfadar, pero también puedes (y debes) volver a intentarlo.


5. Cuídate.

Procura mantener una rutina, que incorpore las nueva tareas: Dar un paseo, hacer ejercicio, o ir a trabajar (si es tu caso).


Cuida la alimentación, intenta dormir lo necesario, desconecta del trabajo. ¡Relájate!


Mantén la vida social, dentro de lo que está permitido en tu región. Si no puede ser presencial, a través de vídeo-llamadas y del teléfono.


Y siempre adaptándonos a las medidas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias.


6. Expresa tus emociones.

Además de ser consciente de ellas, es necesario expresarlas. Busca apoyos, personas de confianza con los que puedas desahogarte.


Es la forma de que no se acumulen y nos hagan daño. Las emociones no expresadas suelen salir por otro sitio: Dolores de cabeza, bruxismo, úlceras, fatiga, insomnio…


Hay varias aplicaciones de móvil que ayudan a la regulación emocional y a la relajación. Os recomiendo una de ellas: REM Volver a casa.


Esta es una época de la vida que nos ha tocado vivir, con sus luces y sus sombras, con sus alegrías y sus penas. Podemos tener menos libertad, pero siempre podemos decidir cómo queremos vivir nuestra vida.


Podemos decidir enfrentarnos a nuestros miedos o dejarnos llevar por ellos. Todo ser humano tiene la libertad de cambiar.

Como las personas somos muy diversas, a cada uno nos pueden funcionar diferentes estrategias. No descartes la posibilidad de contactar con un psicólogo/a si crees que puede ayudarte.


No dejéis de mandarnos vuestros comentarios, qué otras estrategias ponéis en marcha para adaptaros a la pandemia.


Isabel del Campo

CEO Vive Tu Vida Psicología

Psicóloga Col. Nº M-19797

47 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser madre.

Las alas.